When Silvita cries…

Ayer y hoy he pasado dos de las peores tardes de mi vida.

Silvia – aún no sabemos por qué – decidió dejar de hacer pis ayer por la mañana, así que por la tarde, tras disfrutar de una jornada estupenda primero con su abuela y tita-abuela, con su tito y luego con Mili, Juan y Violeta, comenzó a llorar de manera desesperada como ella nunca había hecho. 

Buscaba consuelo en unos brazos, en otros, pensamos que eran los dientes, sueño, pero entre que se puso con casi 39º y que sudaba muchisimo, carrerón para urgencias a ver lo que pasaba. 

Y lo que ocurría es que el pis le llegaba hasta el ombligo, así que tuvimos que pasar por una experiencia desagradable (sobre todo para Silvia), pero finalmente, tras extraer todo el pis, volvió a ser la Silvia de siempre, alegre, charlatana, relaciones públicas de primera. 

Esta tarde, llegando a Madrid, de nuevo aparecieron los llantos, no quería ni sentarse en el carro. Taxi para el hospital, y en el camino, apareció el pis. 

Allí ya nos han indicado que lo que había pasado era normal. Vigilancia y poco más.

Así que esperemos que este incidente sea pasajero, porque la experiencia ha sido espantosa, la de no poder calmar a mi nena con nada, saber que algo le dolía pero no dónde… en fin, olvidemos este par de tardes y que todo vuelva a la normalidad.

Lo bueno es ver que las cosas le duelen… todo tiene su lado positivo…

Anuncios

Balbuceo de bebe

Creo que no hay nada mas mágico que iniciar una conversación con tu bebe.

Ahora mismo, Silvia me cuenta lo que le gusta Harry Connick Jr., que quiere hacerse una foto con una Secuoya bien grande, que no le gusta ver a su madre llorar porque piensa que no bailara el día de su boda – “mama, y yo que se si me quiero casar”, me dice a grito pelado –

Nunca imagine esto. Que un gu, un gue o un ango significaran tanto.

Te quiero mi niña