Sobre Heroínas, Ovarios y Locas Diversas

Freya_by_PenroseLa gran Carmen Saavedra publicó el pasado 28 de enero un enorme Post, “Las locas de aquí y ahora“, en el que hablaba cómo la historia nos coloca a cada uno en su sitio y que lo que vemos como marcianadas del pasado no son muy diferentes a lo que ocurre aquí y ahora con las personas con discapacidad y/o diversidad funcional.

Lo triste es que, por cada mensaje de apoyo, de entender al prójimo, de sentir esta sensibilidad que tantas veces denunciamos que escasea, existen 10, 20 mensajes en los que se nos recuerda lo que la sociedad piensa sobre nuestros hijos y su lugar en el mundo.

Y precisamente no es es en la misma sociedad.

Lamentablemente, lo que denuncia Carmen a través de diferentes post en los que muchos padres justifican y casi denuncian que el lugar de nuestros hijos es “otro lugar”. Uno en el que “seguro van a estar bien, porque están entre los suyos, con las atenciones que ellos necesitan…”, etc etc porque hay que ir en plan buen rollista pero, por supuesto “no junto a los demás que se tienen que ganar la vida y tener unos estudios, no como ellos”.

Vuelvo a poner la frase, esta literal:

Los demás niños tienen que aprobar unas asignaturas para defenderse en la vida, mientras a ese niño nadie le pide estudios”

¿Quien es tan ruín como para pensar así? ¿Quién se ve con derecho a decidir si mi hija tiene derecho a estudiar?

Otra frase es mucho peor:

Ojo, que no le mando a la cámara de gas, sólo a un colegio distinto adecuado para él y donde aprenderá más, creo yo…”

Faltaría más, al menos no me la mata…

Hace unos meses, pregunté a unas mujeres sobre lo que pensaban sobre las madres con hijos con Síndrome de Down. Lo primero que todas me decían es que éramos heroínas, mujeres con ovarios tremendos, casi superwomans a las que el destino nos había emplazado a vivir una experiencia en la que teníamos que ser prácticamente Freyas…. Diosas entre los mortales que tenían que sobrevivir a una situación dramática.

Y el problema es que yo no me veo así. Yo me veo una mujer corriente, con un trabajo, con un marido, y con una hija que se llama Silvia.

Lo único que diferencia a mi hija de una niña de su clase es que ha nacido con un cromosoma extra, pero comer come lo mismo, tiene los mismos materiales en clase y está con la misma profesora.

Así que, vuelvo al origen del problema: ¿qué hacemos mal, que comunicamos mal, para que nos vean así y, lo que es peor, para que consideren a nuestros hijos como seres no humanizados?

¿Cómo la sociedad se ve capaz de ser tan sumamente inhumana, que siempre está solicitando apartar al diferente?

En vez de unirnos todos, solicitar los recursos – que favorecen a TODOS LOS NIÑOS, no solo a los que necesitan el extra – y quejarnos sobre estos sistemas educativos que machacan al que no está en “lo normal”… mejor quitamos de enmedio a los que supuestamente sobran y aquí paz y luego gloria.

Y ante este panorama… nos dan energía para seguir concienciando. Porque si esta gente (no los califico de humanos ni de personas) se quejan, es porque nuestros hijos están ahí.

Porque si estos seres con patas se expresan en estos términos, los cosificados son ellos que no tienen la mente para pensar y adquirir conocimiento.

Hay una maravillosa frase : “ladran, luego cabalgamos” (fe de erratas: no pertenece al quijote, sino a Goethe)

Así que hay que seguir siendo locas. Mucho.

Hay que seguir siendo madres y padres. Aún más.

Y hay que seguir estando incluidos en la sociedad. Definitivamente, es la manera de que, en el futuro, vean marciano lo que ocurre hoy con las personas diversas.

 

Anuncios

Mes de la concienciación – Salva a la discapacidad, Salva al mundo.

“Imagina un día que intentas comunicarte con todas tus fuerzas y nadie te entiende…”

Autor: https://www.flickr.com/photos/moja2/

Esta frase la he recogido desde el blog de La habitación de Lucía, una niña con autismo. Su madre, Belén, nos recuerda de manera recurrente cuán difícil es para la sociedad ponerse en los “zapatos” de nuestros hijos con diversidad funcional.

Lo que escribe Belén, aparte de ser una llamada de atención de su preciosa hija hacia el mundo que no se atreve a entenderla – como tampoco lo hacen con Silvia, con Alejandro, con Albert, con tantos más …. – es una descripción de cómo la sociedad ignora las diferentes formas de comunicación de las personas que no cumple con los “estándares” con los que nos machacan una y otra vez. Y digo yo, ¿quién narices ha creado estos estándares?

Emilio Ruiz, que escribe de manera habitual en Down21, tiene un precioso artículo llamado “Tenemos tanto que aprender” en el que describe elementos comunes que suelen tener las personas con Síndrome de Down y que hemos perdido gran parte de la humanidad – yo la primera – Cosas como vivir el presente, ser empático, la paciencia, valorar lo pequeño….

Así que, parafraseando a Héroes, Salvemos la Discapacidad para Salvar el mundo.

Las personas con autismo nos muestran que lo que creemos que es fácil para otras personas no lo es.

Las personas con discapacidad intelectual nos recuerdan lo diverso que es el aprendizaje y que todos tenemos puntos fuertes y puntos débiles.

Las personas ciegas y sordas nos hacen ver que los sentidos, que creemos que están ahí de adorno, para ellos son un tesoro en algunas ocasiones inalcanzable.

Las personas con movilidad reducida nos abren los ojos ante la cantidad de barreras arquitectónicas que nosotros salvamos de manera inconsciente. Ellos tienen que reclamar una y otra vez que se lo pongan más sencillo para gestiones que a nosotros nos parecen lo más elemental del mundo.

Si cuidamos de las personas con diversidad, y hablamos de cuidar facilitándoles los derechos que ahora les son retenidos (inclusión escolar, adaptación de la escuela al individuo y no al revés, establecer los mecanismos para que puedan ejercer una vida independiente, etc.), también estamos cuidando de unos valores tan básicos como la Empatía, la Solidaridad, la Paciencia, el concepto de Comunidad… cosas que hoy faltan, o al menos yo siento que faltan en nuestro mundo actual.

Y en nosotros está hacer convertir sociedad en Comunidad. Tenemos que ser una marea única, no grupos separados. Que mi hija tenga Sindrome de Down no la convierte en una isla, sino que debe estar en el mismo lugar que Lucía, que Azu o que Jesús(cuyo padre denuncia en las redes que el colegio lo ha dejado tirado y no podrá ir de viaje con sus compañeros por ser ciego). Todos deben estar en el mismo barco y todas las familias y asociaciones deben ir a una para conseguir que ejerzan sus derechos.

No debería importar la pasta – que creo que ahora es lo que importa – que recibe cada uno. Lo que debe importar son ellos.

Y si se hace bien, el día de mañana vaya que nos demostrarán que la confianza y el respeto que ponemos sobre ellos ha servido para que puedan expresarse libremente. Y no a través de la discapacidad con la que la sociedad los etiqueta.

 

La foto pertenece a Fede Racchi, bajo la licencia de Creative Conmmons

Despertando la conciencia crítica 

No hay disculpa pero si razones. Hace ya un año largo, dejamos de tener esta conversación habitual por motivos dolorosamente personales.

Y desde ese momento, hemos tenido alegrías y sinsabores, momentos mejores y peores, pero como el resto. Intentando pasar desapercibidos entre la multitud.

Pero el destino es un gracioso y parece que te busca, así que el pasado mes de junio nos vimos envueltos con el show del tranquility, momento cumbre de la historia de cómo NO hacer publicidad y que nos hizo a la familia y a mi persona mediáticos, cosa que a mi personalmente no es que me vuelva loca pero no podemos quedarnos callados.

Articulos en La Razón

Anuncian un test prenatal con la imagen de una niña con síndrome de down

Lloré al ver a mi hija como imagen de una campaña ofensiva

Intervención en… Intereconomía (no comments. Eso sí, dar las gracias a Gádor Joya por ayudarme a hacerme con la palabra y explicar claramente mi posición)

Parte 1

Parte 2

Al parecer las familias y colectivos (en nuestro caso nos sentimos muy aliviados al ver que no éramos los “histéricos del SD”, como muchas veces leo y he sentido con comentarios hechos en este blog) no íbamos demasiado desencaminados y se ha conseguido algo muy importante: llamar a las cosas por su nombre: discriminación por razón de discapacidad

Autocontrol considera que hubo discriminación y vulneración al honor en el anuncio de Tranquility de la empresa Genoma

Como no tenía bastante con esto – os recuerdo: Junio, fin de cole, presión en el trabajo antes de las vacaciones, etc. -, también asistí a un evento que nos removió profundamente a cuatro mujeres que hemos pasado de conocidas a amigas. Curiosidades que tiene la vida.

El evento se convirtió en una especie de caída del caballo, al estilo san Pedro. Por un lado, tenía una cierta “felicidad” al tener Silvia una discapacidad visible y con ello una carta de presentación a la gente que la ve y la conoce. En el caso de las personas con autismo no es así, y tanto ellas como sus familias tienen que hacer un trabajo increíble para que ese primer contacto sea fructífero tanto para la persona TEA como para los que le acaban de conocer.

Por otro, me salió a borbotones una profunda y maravillosa envidia de todas ellas 🙂 personas de todas partes del territorio compartiendo experiencias, estrategias, enseñanzas, con el único fin de conseguir un mundo que entienda y acepte a sus hijos. Pero sin gritos ni insultos, sino con buen hacer y mostrando lo capaces que son sus hijos y que lo único que hay que hacer es comprender que su forma de ver el mundo es diferente y diversa. Y también hay que decirlo, sin ningún tipo de reparo en utilizar todo el armamento administrativo a la hora de exigir sus derechos, que se pisotean en demasiadas ocasiones y que, empezado ya el curso seguimos viéndolos pisoteados en el caso de Gloria, la niña de Cala del Moral, que sigue sin tener cole.

Así que emprendí mi viaje interior. Yo llevo 4 años con mi hija, un ente pequeño que decidió sorprendernos el día de su nacimiento y así sigue la muchacha según cumple años. Y llevo demasiado tiempo con la rabia encima porque la sociedad no la acepta. Pero… yo acepto lo que la sociedad dice de ella, de nosotros?

Mi conclusión de este verano es que en muchas ocasiones estamos tan obcecados por el “mi hija o nada” que no terminamos de entender que, para construir una sociedad diversa, los que primero debemos ser diversos somos nosotros.

Debemos asimilar que hay personas que no entienden/quieren discapacidad en la sociedad; y una vez asimilado, trabajar para que vean este asunto desde otro prisma, conociendo lo que ellos piensan de nosotros e invitándoles a nuestro mundo, no insultándoles o riñéndoles cuales niños pequeños porque usan la palabra “subnormal”.

El otro día nos preguntaba una amiga cuál era nuestro fin en esta tarea de concienciación. Yo, que soy una ilusa, empecé con mi speech de “que pueda trabajar donde quiera, estudiar lo que quiera, blablabla…”

Una mujer maravillosa, que fue de las primeras en darme la bienvenida a este loco mundo del Sindrome de Down, dio en la clave: “Que dejen de mirarnos por la calle”. No por incomodidad, sino porque hubiera llegado el momento en el que su hija es una más en la sociedad y a la gente no le resulte extraño ver a personas diversas, hecho que hoy en día no ocurre.

Yo solo me quedo con lo que la profesora del primer curso de infantil nos dijo en la reunión de final de curso de Silvia

“No sabéis lo que aprenden los niños de ella. Tienen que ser pacientes, solidarios, curiosos. Tener una niña así en clase es un lujo, porque no hace falta enseñarles valores. Los aprenden todos los días con ella”

3 de Diciembre ( y me temo que nos quedarán unos cuantos más que “celebrar”)

Hoy es el día internacional de las Personas con Discapacidad, y como sabéis, estos días por desgracia tienen un carácter más reivindicativo que otra cosa, pero esperamos llegar al día que no tengamos que celebrar nada de esto porque la sociedad acepte a las personas con discapacidad como uno más, tanto en el momento en el que están dentro de la mami como cuando nacen, crecen y evolucionan.

He leído con interés el post que Madre Reciente ha colgado en 20minutos sobre 7 propuestas de Podemos (ya sabéis, los hombres del saco del siglo XXI, como si no hubiera bastantes en la actualidad), que me parecen que caen por su propio peso pero a las cuales añadiría una mas. Os las detallo:

1. Políticas de discriminación positiva que permitan la presencia de las personas con discapacidad en todos los ámbitos de decisión de la sociedad mediante el establecimiento de un sistema de cuotas.

Esto es algo delicado sobre lo que hablar porque parece que, a través de la discriminación positiva, estás favoreciendo a “malos” y descartando a los “buenos”. A mi me parece de cajón, me rechina mucho que en los órganos que influyen en la discapacidad no haya casi ninguna persona que les represente. Pero esto no sólo pasa a nivel gobierno, también asociaciones y entidades.

Por este motivo, la noticia de que Maria Galcerán sea la primera persona con SD en presidir una entidad que centra su servicio en las personas con su misma condición genética, es motivo de alegría.

2. Promover una Conferencia Nacional Anual en materia de Discapacidad para garantizar y promover el desarrollo de una Sociedad Inclusiva.

Básico también. A mi se me ponen los dientes largos viendo la que montan en US la National Down Syndrome Congress o el reciente Congreso de Monterrey en Méjico.

3. Proponemos un Estado del Bienestar que garantice la plena integración socioeconómica de nuestro colectivo mediante: a. La implementación de un modelo educativo inclusivo. b. La puesta en marcha de un plan que garantice la adecuada inclusión de las personas con discapacidad en el mercado laboral. c. El desarrollo de un sistema de prestaciones sociales que garantice la plena autonomía y desarrollo personal.

Yo en el caso del punto a. está claro lo que hace falta, por un lado dinero (aunque no tanto) y por otro personal formado y con motivación (esto muchísimo más necesario). No podemos exigir al maestro de nuestro hijo con discapacidad que se adapte a él porque sí, hay que darle las herramientas – y muchas de ellas son válidas también para los chavales sin discapacidad – para que pueda darle la atención que puede necesitar.

Por otro lado, yo tampoco veo posible esta adaptación en clases masificadas, tener 28 niños en primero de infantil con un profesor no es viable ni para atender a los “normales”.

El punto b, trabajo sí, pero sin meter  a la persona con calzador en la empresa. Hay que hacer partícipe al resto de la plantilla de la inclusión de esta persona en el entorno de trabajo y, sobre todo, facilitarle que el contacto con este nuevo compañero sea natural, sin forzarlo pero sí informarle de qué cosas puede(o no) esperar de él.

El punto c. Hablamos de pasta? O de servicios? Porque es muy diferente una cosa u otra…

4. Superación del actual marco normativo con objeto de avanzar hacia la sociedad de la inclusión, dotándola de la Inversión Económica, Social y Científica necesaria y prestando especial atención al cumplimiento y desarrollo integral y efectivo de: – Desarrollo integral y efectivo de la Convención de Derechos Humanos de las Personas con Discapacidad. – Renovación de todos aquellos Textos Legales del ámbito de la Discapacidad con la intención de construir un nuevo Marco fundamentado en la sociedad de la inclusión. – Desarrollo y Profundización efectiva de Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia. – Derogación del RD.1539/2003 de 5 de diciembre junto al RD 1851/2009, y aprobación de un nuevo marco legal con la finalidad de garantizar un sistema de jubilación anticipada realista y eficiente.

Yo daría mi voto sin reservas al partido que, firmado ante notario, cumpliera con la Convención de la ONU. La firmó el PSOE, pero bien que transgrede el derecho de los no nacidos con discapacidad (os recuerdo que el plazo para abortar es diferente venga el feto con o sin una discapacidad). El PP, que garantizaba respetar estos derechos, reculó cuando vio que muchos de sus votantes solo respetaban esta Convención si le afectaba al vecino de al lado…

Y al resto de normativa… un meneo si que les metía.

5. Enfoque integral y global de necesidades y demandas de las Personas con discapacidad por parte de las instituciones públicas entendida como la búsqueda de Protocolos de Actuación encaminados a dar una respuesta a las demandas en los distintos ámbitos de vida cotidiana.

Está claro que, aunque la evolución en el cambio de modelo está ahí y poco a poco las cosas van cambiando, aún estamos en un enfoque asistencialista.

Que hay que evolucionar hacia facilitar la vida de las personas que necesitan de apoyos, obviamente. Pero que también hay que “obligar” a que muchas de las cosas que ahora les hacen y que podrían hacer perfectamente, también.

6. Promover las políticas que hagan posible la promoción y desarrollo del modelo de vida independiente y asistencia personal dentro de la cartera de servicios, incluyendo en los Presupuestos Generales del Estado partidas y recursos económicos.

Básico como el agua. Si no facilitas que tengan una vida independiente, sigues haciendo notoria su discapacidad.

7. Desarrollo de un sistema de Atención Socio – Sanitaria Integral y Personalizada de las Personas con Discapacidad y en Situación de Dependencia.

Que la Comunidad de Madrid le de una pensada a “minimizar” la atención del Hospital Niño Jesús… o estuviera a punto de cerrar la unidad de Pediatría Social – referente para niños adoptados o, como es nuestro caso, con SD – o que haya críos que no se les ponga los medios necesarios para poder acudir a una excursión del cole porque no hay dinero para pagar a un monitor con la habilidad X…. O tantas otras cosas… que sí, un sistema pensado en el usuario es necesario. Ahora está pensado en escurrir el bulto y cuanto menos se les vea, mejor.

Y de mi cosecha:

8. Formación adecuada al personal sanitario para que utilice un lenguaje apropiado y documentación del siglo XXI, no el libro que se publicó en el año 90 sobre el Síndrome tal o cual.

El papi de Silvia y yo hemos vivido en nuestras carnes médicos que nos han dicho:

* Que iba a estar enferma siempre.

* Que son niños que no van a leer ni escribir(o, en su defecto, que va a ir a la universidad como todas las personas con SD).

* Que le repitiera el análisis “porque como tiene poquito,a lo mejor en el laboratorio se han equivocado”.

* O lo peor de lo peor: “tiene poco grado”.

Que lo diga una señora que está paseando, vale. Pero que lo diga un pediatra o una matrona… para echarse a llorar. Y esto es cuando el bebé o niño ya está con nosotros, no quiero ni saber lo que le dirán a los padres expectantes cuando les comunican que esperan un hijo con SD. Deber ser de juzgado de guardia.

Así que, como veréis, no es el mejor día para celebrar. Sería maravilloso que estas propuestas se hicieran realidad… pero no sé si las cumplirían en caso de salir elegidos.

De los otros grupos políticos ni hablo. Han sido poco, por decir algo fino, “cariñosos” con las personas con discapacidad y parece que el ninguneo es algo que les entregan con el acta de diputado. Por supuesto que no será la generalidad – algún alma sensible habrá -, pero el resto están más preocupados por no perder la poltrona que por escuchar muchas de las necesidades de la ciudadanía, y parte de este grupo son las personas con discapacidad.

La política es un tema del que me cuesta hablar, pero en este caso tan importante, las familias debemos ser HIPEREXIGENTES con los gobiernos que hemos elegido.

Y como no seamos así…. peor nos va a ir.

Feliz día y esas cosas.

Cambiar un mundo o tu barrio

En estos momentos, la discapacidad está en un momento algo convulso. Los españoles han votado tener un eurodiputado llamado Pablo Echenique, que tiene un 88% de discapacidad y co-creador de una página que os he recomendado en varias ocasiones llamada De retrones y hombres, por otro lado la ley de dependencia sigue en estado terminal y muchos individuos siguen sin recibir una prestación que les ayuda a seguir siendo personas y se preve un año calentito con los recortes para la educación.

Salvo lo de Pablo, todo muy deprimente pero así está la cosa.

Cuando las situaciones tienen el cariz que tienen, y a un escaso año de elecciones municipales, diferentes asociaciones e individuos comienzan a agitar la bandera del cambio. Que si pedir esto, lo otro, lo de más allá o lo de mas acá, pero cambio para todo y reuniones a puñados. Es lo que ha provocado la situación política que tenemos y lo que la sociedad demanda, un cambio del mundo en el que vivimos.

Los tres años de vida de Silvia me han convertido en alguien más reflexivo de lo que antes era. Lógicamente, ¿a quién no le gustaría cambiar el mundo? Pero yo soy realista y se que la sociedad da para lo que da.

No podemos pretender – aunque nos encantaría- que a las personas con discapacidad se las trate como a una más de un día para otro. La sociedad tiene sus tiempos, digamos que yo me aplico eso de pasito a pasito o carrera de fondo, me quedan muchos años de tener que aguantar tonterías y la cuerda no es infinita.

Pero si soy de la opinión de cambiar tu barrio, es decir, de realizar cambios al alcance de tu mano:

– Una cosa tan sencilla como el mensaje que se da en el hospital a los padres que reciben la noticia de que su hijo tiene una discapacidad (normalmente te lo dicen como si fuera un funeral)

– Hacer hincapié en un uso correcto del lenguaje cuando escuchas barbaridades, como tan bien explicó Carmen en su web cappaces

– Crear un ecosistema para tu hij@ en lo cercano, no basado en lo que las asociaciones te ofrecen. Por supuesto, en muchas ocasiones los grupos de ocio son muy necesarios, pero si se puede, mejor lo cercano: el parque, el cole, vecinos, etc.

Es decir, cosas que si están en nuestra mano y podemos manejar de una forma mucho más autónoma que dependiendo de asociaciones o gobiernos, que en muchas ocasiones ven la foto pero no se paran en el pixel. Salman Rushdie es un poco más específico: ” the people who only see the whole picture are the ones who step outside de frame” vamos, que mirar la foto entera te saca del contexto.

Estamos de vacaciones pero nos espera un otoño muy animado. Inicio de cole, preparación para la llegada (cruzo los dedos!) del nuevo garbanzo, final de año en el trabajo de mamá -animadísimo como siempre!- y nuevas perspectivas para papá.

El mundo sigue, pero no queremos perder la posibilidad de aportar nuestro granito en las cosas que se pueden mejorar. ¿Acaso no es deseable que todo fuera más justo y equilibrado?

Feliz verano.

Consignas

El pasado sábado se celebró una manifestación en contra de la nueva ley del aborto que quiere aprobar el gobierno del PP.

Ya sabéis que nosotros no estamos a favor del aborto, como siempre dice Eloy el aborto es un gran fracaso, es la muestra de que algo ha fallado y nadie ha podido arreglarlo, pero tampoco creemos en una ley superrestrictiva o directamente el aborto cero, ya que eso es imposible que exista y nos convertiríamos en un país lleno de clínicas clandestinas con mujeres perdiendo su ser o su vida en ellas y ryanair se pondría las botas con vuelos a Europa.

El tono de la manifestación era bastante festivo, y llamaba la atención la cantidad de señoras que ya no tenían la edad para abortar (ya que eran bien mayores), pero lo que a una servidora le tocó un poco la moral fueron las consignas que se decían desde una batuka (una de estas era directamente delictiva)

Señor@s, que no va de esto. Que no podemos hacer frente al problema pidiendo la quema de iglesias y a los machistas(que me definan la palabra, please).

El aborto es un problema global, no va solo de que llegue una mujer y decida hacerlo. Es un problema de educación, de responsabilidad, pero también social.

Por un lado, la vida rápida que nos proponen en la actualidad (consume, tira, vuelve a consumir) también es aplicable a este problema. No lo quiero, me lo quito. Y ya está. Sin pensar más, y encima es gratis ya que me lo pagan los contribuyentes. Pero tampoco hay que perder de vista que hay familias con necesidades. Y si encima el peque que les viene tiene alguna discapacidad, es un añadido que muchos no pueden soportar económicamente.

Hace falta educación en materia sexual para que los jóvenes sepan qué nivel de responsabilidad tienen.

Hace falta información sobre malformaciones y síndromes, probabilidades, procedimientos y calidad de vida actual, no de estudios de hace 30 años (como ocurre con el SD

Se necesita un plan para favorecer la maternidad, que no despidan a una mujer porque sepan que está embarazada, que no la despidan durante el embarazo – como ahora ocurre -, si necesita recursos ayudarla sea económica, materialmente… que la mujer (o la familia, que siempre nos olvidamos del hombre y sin él no habría embarazo) se sienta apoyada y protegida en el proceso.

No se puede redactar una ley que prohíba el aborto por razón de discapacidad (por cierto es una recomendación de Naciones Unidas) y a la vez reducir los recursos dedicados a atención temprana y a ley de dependencia.

Y por supuesto, hace falta concienciar a la sociedad sobre lo que significa un aborto y las consecuencias físicas/psicológicas del mismo.

Me decía una amiga que, según la nueva ley, muchas mujeres tendrán que pasar por un psiquiatra para que les den el visto bueno, cosa que tiene un efecto devastador en el expediente personal de esa mujer (a efectos de trabajo, pero también de divorcio, custodia de sus hijos etc.). Esto sí que es una consigna que hay que proclamar a los cuatro vientos, no cosas como que la madre del ministro lo hubiera abortado.

En fin… Como digo últimamente, nos vamos a ir a una casa en medio del campo porque cómo está el patio…

Carta a Angela

Querida Angela:

He conocido hoy la noticia de que has tomado posesión de tu cargo como edil del ayuntamiento de Valladolid. Te felicito y estoy encantada con la noticia.

Como seguro alguno de tus familiares y amigos te habrán comentado, tu nombramiento ha causado polémica porque, en esta sociedad tan inteligente y desarrollada, muchos piensan que personas como tú, como mi hija Silvia, como tantos otros, están estupendos dando cariños y siendo tiernos y entrañables, pero eso de que forméis parte de la vida política y social de este país, ¡donde se ha visto tal tropelía! ¡Como va a ser posible que un discapacitado pueda tener responsabilidades! ¡y sin carrera universitaria!

Se les olvida pensar a estos supuestos ciudadanos de pro que tú eres una persona que has estudiado, que llevas muchos años trabajando, y que, como todos los adultos con SD que conozco, no paráis de formaros porque os encanta aprender.

Se les olvida a estos voceros que he tenido el disgusto de leer en los comentarios de los principales periódicos españoles que gran parte de nuestra clase política no tiene estudios universitarios, muchos no tienen ni el bachiller, y que esto no ha sido obstáculo para estar en puestos de alto rango y ganando un pastón. Y nadie les ha negado su puesto por su baja cualificación.

Se les olvida que eres una adulta, con tus derechos y deberes, que has decidido estar en las listas del partido, y has aceptado la gran responsabilidad de ser edil de la ciudad de Valladolid.

Para nosotros, las familias con niños pequeños, que vemos aún el SD como un extraño pasajero que se ha colado en nuestras vidas, verte a ti es inspirador y a la vez nos marca un camino a seguir.

No el camino de lo buenos y cariñosos que sois (que lo sois porque sois expertos en inteligencia emocional), sino ver que cuando os proponéis algo lo conseguís, y que, a pesar de las muchas barreras y limites que os piden que superéis, lo hacéis con una tenacidad y fuerza que inspiráis a los que os rodean.

Querida Angela: espero que la ciudad de Valladolid se enorgullezca por tenerte de edil. Y que tú puedas seguir inspirándonos con tus logros y aspiraciones.