Carta a Angela

Querida Angela:

He conocido hoy la noticia de que has tomado posesión de tu cargo como edil del ayuntamiento de Valladolid. Te felicito y estoy encantada con la noticia.

Como seguro alguno de tus familiares y amigos te habrán comentado, tu nombramiento ha causado polémica porque, en esta sociedad tan inteligente y desarrollada, muchos piensan que personas como tú, como mi hija Silvia, como tantos otros, están estupendos dando cariños y siendo tiernos y entrañables, pero eso de que forméis parte de la vida política y social de este país, ¡donde se ha visto tal tropelía! ¡Como va a ser posible que un discapacitado pueda tener responsabilidades! ¡y sin carrera universitaria!

Se les olvida pensar a estos supuestos ciudadanos de pro que tú eres una persona que has estudiado, que llevas muchos años trabajando, y que, como todos los adultos con SD que conozco, no paráis de formaros porque os encanta aprender.

Se les olvida a estos voceros que he tenido el disgusto de leer en los comentarios de los principales periódicos españoles que gran parte de nuestra clase política no tiene estudios universitarios, muchos no tienen ni el bachiller, y que esto no ha sido obstáculo para estar en puestos de alto rango y ganando un pastón. Y nadie les ha negado su puesto por su baja cualificación.

Se les olvida que eres una adulta, con tus derechos y deberes, que has decidido estar en las listas del partido, y has aceptado la gran responsabilidad de ser edil de la ciudad de Valladolid.

Para nosotros, las familias con niños pequeños, que vemos aún el SD como un extraño pasajero que se ha colado en nuestras vidas, verte a ti es inspirador y a la vez nos marca un camino a seguir.

No el camino de lo buenos y cariñosos que sois (que lo sois porque sois expertos en inteligencia emocional), sino ver que cuando os proponéis algo lo conseguís, y que, a pesar de las muchas barreras y limites que os piden que superéis, lo hacéis con una tenacidad y fuerza que inspiráis a los que os rodean.

Querida Angela: espero que la ciudad de Valladolid se enorgullezca por tenerte de edil. Y que tú puedas seguir inspirándonos con tus logros y aspiraciones.