Houston, tenemos un problema


shuttle

“Now it’s time to leave the capsule if you dare”

Tenemos en estos momentos en casa la problemática que viven muchos niños y niñas nees: la falta de apoyos.

Silvia va a un cole pequeñito público, no bilingüe. Lo que es un gran beneficio para Silvia y para el resto de niños de su clase, es un gran inconveniente para los recursos del colegio, ya que es descartado por los padres que deciden irse a otros centros que sí son bilingües.

Esta falta de apoyos se traduce en que, por ejemplo, la PT está días alternos. O que no tienen Auxiliar de Lenguaje, con lo que esta ayuda tan necesaria tienes que costeársela aparte a la niña.

El sistema de ratios perjudica gravemente a centros pequeños y familiares, que no quieren saturar sus aulas – por ejemplo, en clase de Silvia son 15 niños – y aportan un funcionamiento y trato más cercano al alumno, conociéndolo por su nombre y situación vital.

¿Por qué sigue este sistema de ratios funcionando?

  • El sistema educativo prefiere “gettizar” a los alumnos.

En estos momentos, si quieres tener todos los apoyos, tienes q irte a un centro de “integración preferente” en el que se encuentran gran parte de los niños nees de la zona.

Esto significa más apoyo pero también más bulto; y por otro lado, se generan centros masificados de niños lo que también genera q el resto de centros no disfruta de tener alumnos de todo tipo y condición.

  • “Castiga” las deserciones

Me contaba una mama q este nuevo curso se ha ido una nena de su cole… Y esta anécdota les ha hecho descender un escalón en el nivel de recursos y pasar de un profesional en todo a medio. No hay líneas grises, si tienes derecho a 1 por cada x alumnos, si el x se aleja levemente, pierdes ese apoyo. Aunque sea hipernecesario.

  • Sirve para generar falsas expectativas

A veces los padres se fijan en esta cantidad de medios para calibrar la calidad del centro. Esto no es una regla  matemática, puedes ir a un centro sin casi apoyos y funcionar mejor que otro con muchos medios.

En Madrid, cada mes de abril/mayo hay un nivel de estrés que se puede cortar con un cuchillo mientras salen las lista de admitidos en los centros en cuestión.

¿Que haría yo si pudiera decidir en la política educativa?

1. Plan individualizado por alumno: esto significa que si entra un niño con sd en primero de infantil, tenga ya preparados los medios, materiales, etc. sea cual sea su centro. Y no hablamos sólo de dinero, sino de formación e implicación de la consejería, ya que la gran mayoría del cuerpo educativo está concienciado en que nuestros hijos tienen su lugar en la escuela.

2. Todo colegio tiene que aceptar a nuestros hijos. Como dice Carmen de Cappaces es su DERECHO. Quitar privilegios económicos a aquellos centros que rechacen la matrícula a alumnos nees “porque no tenemos medios”. Pues se solicitan. Teniendo cubierto el punto uno,este caería por su propio peso.

3. Seguimiento con fundaciones y entidades anexas a la propia entidad educativa: sé que este es un punto delicado, y por supuesto lo que debe imperar es la educación y recursos públicos por encima de todo. Pero tampoco me parece justo que no puedan aportar su conocimiento otras entidades o asociaciones q posiblemente tengan una experiencia más específica en según qué problemáticas.

Yo no creo en sustituir con medios “de pago” lo que falta de medios públicos, pero sí que, en casos puntuales o funciones secundarias, permitir el acceso a otras entidades. Esto por ejemplo lo hace en Madrid Talita o fundación APA pero solo en centros concertados.

¿Hay alguien en la mesa de control?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s