Ella

Pelota

Desde el año pasado, Silvia va a un colegio público pequeñito que está cerca de casa.

Su profesora de primero de infantil trabajó con los niños desde el minuto uno en concienciarles en que Silvia era una más y que necesitaba “más tiempo”.

Los niños la aceptan, la quieren y la integran… pero llegó Ella.

Es una niña alta y con el pelo negro que delata su procedencia andaluza.

Siempre llama a Silvia cuando la ve delante suya de camino al colegio.

La espera en el baño mientras Silvia hace pis (su primera cabezonada: ir al baño en cuanto entra en el cole) y casi siempre consigue entrar de la mano de Silvia.

Ellos, los niños compañeros de la clase de Silvia, son los que hacen que merezca la pena luchar por la inclusión.

Ojalá hubiera mucho adultos como esta clase de segundo de infantil.

Anuncios