Historia de un bidé


Todos los padres nos alegramos de los progresos de nuestros hijos.

Cuando gatean, se ponen de pie, corretean o escriben su primera palabra.

Pero no todos los progresos son celebrables…

En concreto, uno de los progresos de Silvia parece venido del averno…

Y este progreso es… Sabe abrir el grifo del bidé.

Llega con nocturnidad (mejor dicho, ni la vemos de lo rápida que va!) y alevosía, abre la puerta del baño que nosotros, incautos, dejamos semicerrada, se dirige al aparato sanitario en cuestión y…

Ya tenemos piscina en casa!

Su padre, con la parsimonia que le caracteriza(los que lo conocéis sabréis que tengo más razón que un santo), se descojona mientras mira el estropicio que su micurria de 33 meses ha montado.

Y su madre – la menda – recoge el agua que da seis o siete pases de fregona.

Al menos la interfecta coge su fregona mini y recoge al lado de su madre… Por lo menos se siente responsable de la fechoría!

En estos momentos me acuerdo de alguien que me decía que tanto progreso no es bueno… XD

Anuncios

Un comentario en “Historia de un bidé

  1. ¡Exactamente igual que la mía! Era pasión con el maldito bidé, además se ponía y lo abría a tope y luego no sabía cerrarlo. Una noche montó una que hasta el vecino de abajo que la adoraba, subió a decirnos que si podía ayudarnos a recoger agua porque ¡¡¡Le llovía en su cuarto de baño!!! 😛
    Besazo y cómprale una fregona más absorbente 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s