Palmeras, cuerdas y coles

2 semanas me ha costado quitarme de encima el jetlag de San Diego.

Así que vuelvo a España de la cálida California… y me encuentro el show montado.

El corto ganador del Goya se llama “Cuerdas” y ha conseguido hacer algo que no es fácil: crear opinión – a favor y en contra – de las familias con un hijo con discapacidad.

Yo personalmente recomendé el corto (y lo sigo recomendando) porque me parece que, al menos, lanza un mensaje a la sociedad que las personas con discapacidad existen y no hay que olvidarlas… pero hablando con otros papis (con hijos con/sin) llegamos a la conclusión que la historia termina hablando de lo que no queremos transmitir al mundo: que son personas enfermas, que hay que ponerlas al solecito y total, para que esforzarse si palman enseguida.

Como bien ha dicho nuestro amigo Nacho, lo bueno es que el corto nos hace pensar a todos. Y si encima el director puede comprarle una silla nueva a su peque(que tiene parálisis cerebral), mucho mejor!

Por otro lado, y aunque seguimos teniendo clarísimo que queremos que Silvia vaya al centro especializado cuando cumpla cuatro años, ahora se nos plantea qué hacer este año de “transición”.

¿Cole o guardería?

Porque podemos pedir el desfase, hablar con la guarde de Silvia y ver si puede repetir allí pero… estamos dubitativos.

Así que tenemos todo el mes de marzo para pensar qué hacer, por lo pronto vamos a las puertas abiertas de los centros que nos interesan porque tampoco podemos perder de vista que puede que no entre en el centro especializado, que tiene mucha demanda.

Debería haberlo consultado con las palmeras californianas…

Consignas

El pasado sábado se celebró una manifestación en contra de la nueva ley del aborto que quiere aprobar el gobierno del PP.

Ya sabéis que nosotros no estamos a favor del aborto, como siempre dice Eloy el aborto es un gran fracaso, es la muestra de que algo ha fallado y nadie ha podido arreglarlo, pero tampoco creemos en una ley superrestrictiva o directamente el aborto cero, ya que eso es imposible que exista y nos convertiríamos en un país lleno de clínicas clandestinas con mujeres perdiendo su ser o su vida en ellas y ryanair se pondría las botas con vuelos a Europa.

El tono de la manifestación era bastante festivo, y llamaba la atención la cantidad de señoras que ya no tenían la edad para abortar (ya que eran bien mayores), pero lo que a una servidora le tocó un poco la moral fueron las consignas que se decían desde una batuka (una de estas era directamente delictiva)

Señor@s, que no va de esto. Que no podemos hacer frente al problema pidiendo la quema de iglesias y a los machistas(que me definan la palabra, please).

El aborto es un problema global, no va solo de que llegue una mujer y decida hacerlo. Es un problema de educación, de responsabilidad, pero también social.

Por un lado, la vida rápida que nos proponen en la actualidad (consume, tira, vuelve a consumir) también es aplicable a este problema. No lo quiero, me lo quito. Y ya está. Sin pensar más, y encima es gratis ya que me lo pagan los contribuyentes. Pero tampoco hay que perder de vista que hay familias con necesidades. Y si encima el peque que les viene tiene alguna discapacidad, es un añadido que muchos no pueden soportar económicamente.

Hace falta educación en materia sexual para que los jóvenes sepan qué nivel de responsabilidad tienen.

Hace falta información sobre malformaciones y síndromes, probabilidades, procedimientos y calidad de vida actual, no de estudios de hace 30 años (como ocurre con el SD

Se necesita un plan para favorecer la maternidad, que no despidan a una mujer porque sepan que está embarazada, que no la despidan durante el embarazo – como ahora ocurre -, si necesita recursos ayudarla sea económica, materialmente… que la mujer (o la familia, que siempre nos olvidamos del hombre y sin él no habría embarazo) se sienta apoyada y protegida en el proceso.

No se puede redactar una ley que prohíba el aborto por razón de discapacidad (por cierto es una recomendación de Naciones Unidas) y a la vez reducir los recursos dedicados a atención temprana y a ley de dependencia.

Y por supuesto, hace falta concienciar a la sociedad sobre lo que significa un aborto y las consecuencias físicas/psicológicas del mismo.

Me decía una amiga que, según la nueva ley, muchas mujeres tendrán que pasar por un psiquiatra para que les den el visto bueno, cosa que tiene un efecto devastador en el expediente personal de esa mujer (a efectos de trabajo, pero también de divorcio, custodia de sus hijos etc.). Esto sí que es una consigna que hay que proclamar a los cuatro vientos, no cosas como que la madre del ministro lo hubiera abortado.

En fin… Como digo últimamente, nos vamos a ir a una casa en medio del campo porque cómo está el patio…

Cambios

Ultimamente habréis comprobado que hablamos menos de Silvia y doy yo más la lata con reflexiones e historias, supongo que será porque Silvia sigue un desarrollo armónico, lleno de logros y no muy diferente de una nena de su edad (más lenta, pero al final consigue lo que se propone)

En menos de dos meses ha pasado de dar pasitos agarrada a ir por la calle sin miedo ninguno, es una pasada ver la evolución y voy a tener que darle la razón a Mercedes (la mami de 7) en eso de las baterías, que nuestros peques van acumulando los estímulos que van recibiendo y un día los aplican a lo bestia y pasan de no hacer esto a realizarlo con una precisión que ni un cirujano en sus mejores días.

Así que Silvia ya va andando por todos lados, el gateo sólo lo utiliza en contadas ocasiones y eso si, hay que tener un cuidado infinito porque se embala y sale corriendo en cuanto menos de lo esperas.

En el lenguaje, tal y como pronosticaron los profesionales, el cambio ha sido brutal. Ella siempre ha sido muy parlanchina, y ha dicho alguna palabrita que otra desde pequeña, pero ahora tiene un vocabulario muy rico, diciendo algunas de las palabras con una articulación perfecta, como “galleta”, “codo”, “papá”, “cocodrilo”… una pasada la muchacha.

Y así seguimos ampliando vocabulario, de una forma natural como siempre nos han recomendado las familias que anduvieron el camino antes que nosotros, y sin mucho estrés, lo que ella quiera aprender aprenderá, no estamos aquí para agobiar ni entrenar al personal.

Lo que sí tenemos claro es que lo que no hay que potenciar nada son las habilidades sociales… porque ella solita las potencia! Está claro que ha nacido una relaciones públicas. Y otra cosa que tenemos clara: ha nacido un animal acuático. Le encanta nadar, hemos empezado a llevarla a la piscina y nos dicen que se lo pasa genial en el agua.

Nosotros nos vamos recuperando de la pérdida del garbancito, yo un poco más lenta (entre hormonas y demás) pero bueno, sabemos que si la cosa no fraguó, pues que le vamos a hacer, a ver si a la próxima decide el garbanzo quedarse en casa con nosotros.

Y en unos días me voy a mi reunión anual en US… lo que voy a echar de menos a mi familia 😦

Os enviaré fotos de San Diego!