El garbanzo

“Ahí está, mira como le late el corazón”, me decía la médico de urgencias mientras me hacía la primera eco del nuevo garbancit@ que viene a casa.

Berthe_Morisot_008

E impresiona. Vaya si impresiona.

Nunca hemos negado que queríamos darle compañero de juegos a Silvia, y estamos muy felices porque haya ocurrido el milagro (para mi, la maternidad siempre me ha parecido un milagro de la naturaleza)

Ver al pixel que con el tiempo se irá convirtiendo en algo más grande aporta una emoción que no recordaba desde que veíamos al pixel silvia latiendo y haciéndose enorme.

Eso no quita que una no deje de estar medio acojonada, pero visto lo que hemos visto en estos dos años y medio… que nos quiten lo bailao y esperamos disfrutar tanto del embarazo como lo hicimos del de Silvia.

Una buena amiga, a raíz de un hecho horroroso que ha ocurrido recientemente, decía con buen criterio que nos venden la maternidad como algo precioso y maravilloso, casi el éxtasis hecho bebé. Y luego te encuentras con vómitos, triple screenings chungos, malformaciones, etc etc que convierten la experiencia en una pesadilla o en algo muchísimo peor como un duelo.

Pero , como siempre me digo, la vida está para vivirla, así que viviremos este garbanzo con mesura y alegría, viéndolo (esperamos!) crecer ecografía a ecografía. ¡A disfrutar!