2013 se va

2014

A escasas 36 horas para que 2013 se despida y de la bienvenida a 2014, siempre es bueno recordar lo que nos deja el año viejo y pensar en qué cosas podemos mejorar en el año nuevo.

En nuestro caso, este año nos ha dejado:

– La primera vez que Silvia se puso de pie solita

– El gateo ininterrumpido (y el fin de la paz familiar)

– El inicio de las camintadas, seguido de la marcha libre y bajarse sola de la cama (con el consiguiente sobresalto de la mami al ver a la bicharraca en el salón a las once y media de la noche llamando por teléfono)

Y muchas, muchas cosas más que hacen que este año haya sido un salto evolutivo enorme para nuestra niña.

Por nuestra parte, este año nos ha dejado un pelín agotados en varios frentes pero también decididos en otros, sobre todo en lo concerniente a los terapeutas de Silvia, y creo que el tiempo nos va a dar la razón de por qué seleccionamos el centro al que vamos y no mantuvimos la plaza en la red de centros concertados. Para este tema tendría que escribir otro post y creo que mi opinión no sería demasiado políticamente correcta.

2014 lo esperamos con muchas ganas, por razones concretas y otras por venir. Pero, sobre todo, porque será otro año más de descubrimientos para nuestra niña, que se está convirtiendo en una señorita con un carácter de aúpa.

Sin más, feliz año nuevo!

Mano izquierda, mucha mano izquierda…

Soy comercial. Creo que de las medio buenas.

Llevo casi 16 años ejerciendo en ventas, en pequeñas, medias y grandes empresas. Valoro mucho a mis clientes y (espero) ellos me valoran mucho a mi.

Una cosa que he aprendido es que la mano izquierda es muy necesaria, sea para gestionar incidencias, resolver entuertos provocados por otros o provocados por uno mismo.

Ahora, aplícatelo a situaciones como esta:

– La Laguna (Tenerife), 13.00h. Salgo de una reunión con una clienta muy maja y veo 2 llamadas perdidas en el móvil. Contesto y me indican que un procedimiento que he realizado no es correcto (porque el funcionario no me indico que tenía que hacerlo de otra manera) y tengo que ir a firmar antes de las 14.00

Teletransportarme aún no sé, así lo comento para relajar la situación.

Silencio al otro lado del aparato y comenzamos con las diatribas de la burocracia variada.

Entendía perfectamente la situación de la persona que me llamaba, pero digamos que mano izquierda tenía poco. Entiendo que tenía tropecientos papeles pero los argumentos no fueron los más acertados.

Qué me daban ganas en ese momento? De mandar a Las Palmas a la persona que me hablaba. O a Maldivas. Porque fue una situación fea y no muy agradable, sobre todo por falta de mano izquierda.

Entiendo la saturación de los servicios, que tengan que lidiar con unos y otros, que les lleguen casos por docenas y que sea de juzgado de guardia los recortes a los nees (porque los sufrimos nosotros y por supuesto los sufren los profesionales que trabajan con y para nuestros hijos), pero lo mismo que yo no puedo mandar a un cliente a galeras – y a alguno bien que lo hubiera mandado -, no se puede poner en según qué situaciones a los papis.

Ahora que estamos casi en navidad, y comenzamos a hacer propósitos de año nuevo: mano izquierda, un poco de mano izquierda para el bienestar de todos 🙂

Ruta 66

Route66_sign

 

La Ruta 66… esto es como un “alguna vez lo haremos”, que llevo meditando desde hace más de cinco años.

Para los que no lo sepan, esta mítica ruta cruza Estados Unidos de punta a punta, comenzando en Illinois y terminando en California.

Mientras Silvia crecía y crecía en mi barriga, pensaba en hacerla con ella cuando cumpliera 10 años, por supuesto montadas en nuestro Chevrolet descapotable  y escuchando “Born to be wild” a todo trapo.

Estas son de las cosas que los desconocidos de la materia te dicen “pues ya va a ser que no”, y tu les respondes “porque tú lo digas”

Así que, tras leer noticias como las de Luca y su padre, digamos que me acaban de clavar la espinita y tendremos que dar respuesta con un Silvia y Ana on the road… y seguro que se nos unen invitad@s 🙂

Tenemos que empezar a llenar la huchita…

Por qué el 3 de diciembre es un día importante

Mañana se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad Según la web del INTEF, alrededor de un 15% de la población mundial, o mil millones de personas, viven con algún tipo de discapacidad.

El 3 de diciembre no sólo es un día para reivindicar que las personas con discapacidad tienen su lugar en la sociedad, sino también un día en el que exigir que se cumplan sus derechos, se ponga en sus manos todos los elementos para integrarlos de forma satisfactoria y sean iguales a todos los demás, pudiendo tener las mismas oportunidades que las personas que actualmente no tienen ninguna discapacidad (dentro de unos años ya veremos)

Como madre de una niña con un 33% de discapacidad, puedo deciros que este porcentaje no es más que una cifra, posiblemente necesaria para una serie de gestiones pero poco más. Mi hija está llena de capacidades, las mismas que tienen las nenas de su edad.

La celebración de estos días por un lado me toca bastante la moral (ya que la sociedad parece que no entiende que no somos clones y cada uno tiene su lugar), pero por supuesto no me quejo que al menos podemos incordiar y reclamar los derechos de nuestros familiares.

Es decir:

1. No podemos callar ante las injusticias, tenemos que dar todo el ruido posible para que no se nos toree porque nuestros hijos “son de otra clase” (como en alguna ocasión he tenido el disgusto de leer en este blog)

2. Ante un problema, discriminación o cualquier tipo de feo comportamiento ante una persona discapacitada, hay que denunciarlo hasta en la gacetilla del barrio. Casos como el de Ruben (http://www.sindromedown.net/index.php?idMenu=12&int1=1482) no son de recibo en el siglo XXI.

3. La evolución nos toca a todos, y esto también se aplica a las personas con alguna discapacidad(o muchas): La tecnología ayuda a las personas con discapacidad intelectual a mejorar su aprendizaje, las prótesis ayudan a los discapacitados motóricos a caminar, los audífonos ayudan a los hipoacúsicos a escuchar… Todos los avances que aparecen se aplican y mejoran la calidad de vida de estas personas, que es realmente lo que desean, no ser ingenieros de la NASA – y si quieren serlo al menos les dan más oportunidades –

4. Los incultos que discriminan a las personas con discapacidad perderán la posibilidad de conocer y aprender, con lo cual, cuando en el futuro sufran algún tipo de segregación por esta causa… a ver cómo lo van a manejar

5. etc, etc, etc…

Hace tres años no sabía que existía este día. Mi hija aún era un ser en proceso, una pequeña lenteja que comenzaba a gestarse y a convertirse en un embrión diminuto. Ahora sé lo que significa esta jornada.

Feliz día internacional de la discapacidad! Lucha por tumbar las barreras!