Gracias… pero no

No, no comiences la frase con eso de “estos niños”, es ofensivo para Silvia, para Pepe o para Claudia. La respuesta que nos callamos es “estos niños rubios?” o “estos niños con los ojos azules?” Sé que lo hacéis para normalizar, pero tiene un efecto discriminante que atufa.

No, no creo que vaya a la universidad, y nos da igual que no lo haga. A ver, no nos da igual, como a buen ente nacido en el babyboom español, la máxima con la que nos han educado nuestros padres es ir a la universidad y ser entes de provecho (aunque tener una titulación no asegura tener trabajo). Así que, viendo el panorama y las opciones de Silvia, lo que quiero es que vaya a un buen colegio, en el que se le exija porque es una niña con cerebro e inteligencia y no se la mime porque tenga un cromosoma extra. Y que en el colegio se prepare, aprenda y sea una mujer de provecho en el futuro.

No, no me haré la amnio, porque me aterra perder un futuro vástago (cuando quiera venir el/la jodi@). Me aterra el porcentaje de aborto, me aterra que por una decisión mía una vida se pueda ir al garete… ¿que me juego repetir trisomía? Puede ser, pero hay montones de cosas mucho peores que el síndrome de down, y no se saben hasta que nace el bebé. Y conozco unas cuantas “gracias” a la atención temprana.

No, no voy a dejar de trabajar por Silvia, porque llevo trabajando desde los 21 y no sé vivir sin sentirme realizada con mi trabajo. Porque estar con Silvia es maravilloso, pero estar continuamente a su lado es egoista por mi parte y le privo a ella de conocer a miles de personas interesantes. Y porque no me aguantaría ni mi padre si me quedara de ama de casa

Sí, claro que puedes darle un beso. Y Silvia estará encantada!