El privilegio de caminar


Otra de las grandes preguntas que hacemos los padres recién conocido el cariotipo y el diagnóstico:

“¿Podrá caminar?”

La pregunta – en este momento del partido – puede parecer absurda, pero hay tanto desconocimiento y tanta patraña sobre las personas con síndrome de down, que una, que es madre primeriza y no tiene ni idea de nada, quiere estar segura de que su criatura de 2 kilos de peso algún día camine… al menos aunque sea un poquito…

Pero, en un momento de lucidez, un pensamiento viene a su cabeza… “no recuerdo ninguna persona con SD que no camine”

Así que, a una semana del segundo cumpleaños de la criaturita, que casi se pone de pie sola sin agarrarse a nada, y vislumbrando un panorama de riñones destrozados para una década, no dejo de reflexionar sobre el hecho de que somos privilegiados porque podemos caminar.

Hay niños que nacen y nunca caminarán por las lesiones medulares o consecuencias de partos mal hechos. Estas personas posiblemente no tendrán discapacidad intelectual, pero no podrán caminar, ni correr ni si quiera dar dos pasos… y, aunque la medicina sigue avanzando y logra éxitos espectaculares en este área, seguirá habiendo personas que por una razón u otra no puedan caminar.

Como me decía una mami de otro peque, a veces damos por sentado que lo natural es lo que ocurre habitualmente con un bebé sin SD:

-nacen

-croqueta

-se sientan

-se ponen de pie

-caminan, corren… etc

Pero en nuestro caso, con una nena con SD y no demasiada hipotonía, es:

-nace

-le cuesta dios y ayuda croquetear

-se sienta un día en la cuna sin que la veamos y se parte de risa

-decide un día ponerse a gatear después de ver al gato fondon de mis padres

-se pone de pie para “ordenar” su estantería y utilizar sus peluches de arma arrojadiza

-y dios mío la que nos viene encima..

Es decir, etapas que parecen “fáciles” se convirten en etapas alpinas dignas del Tour de Francia, pero como nuestros elementos a tenaces no les gana nadie, consiguen (y con nota) alcanzar cada hito de desarrollo.

Pero somos privilegiados. Y mucho.

Anuncios

Un comentario en “El privilegio de caminar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s