Padres acongojados (o por que nos cuesta tanto dar de comer sólido)

Soy madre primeriza.

Este hecho significa que todo era nuevo, cambiar pañales, baño a la niña, interpretar gestos, sonidos, fiebres….

Y en este aprendizaje mutuo padres-hija, existe uno que a mi, particularmente, me esta costando un montón:

silvia sabe (y puede) comer sólidos

Yo me acojono totalmente con el sólido. Como le digo a mi madre, hasta en ocasiones me cuesta comer y tragar según que cosas, así que, cuando nos dijeron que los peques con Sd podían tener problemas de alimentación (por la hipotonia de los músculos orofaciales)… Pues aún me cuesta más introducir sólidos en su alimentación.

Pero va ayer la abuela, le da un churro y se lo come en dos bocaos… Sin atragantarse, ni toser… Pidiendo más churros y dejándonos a su padre y a mi alucionaos…

Como me dijo la pediatra cuando le dije que nos estaba costando mucho introducir sólidos, “déjala dos semanas con la abuela…”

Así qué tarea que nos hemos puesto de aquí a septiembre: sólido por un tubo.

Y, por supuesto, siguiendo los consejos de mamis experimentadas 🙂