Ganarse la vida (con o sin síndrome de down)


trabaajrLeo en el blog de una de las más movidas, luchadoras – y polémica, todo hay que decirlo – de las madres de hijos con SD, Mercedes, el post “Pablo Pineda o como hacer del SD una forma de vida” en su blog http://www.diariodeunachicaconsindromededown.es/

En él pide más atención para que aquellos, no siendo el brillante Pablo, han llegado a altas cuotas de autonomía y trabajan como administrativos, celadores, etc… y que mucha gente – por desconocimiento – te diga “es que estos niños van a la universidad”

Y si en muchas ocasiones he estado de acuerdo con Mercedes, en esta ocasión… me temo que no.

Por las siguientes razones:

Porque Pablo tiene 40 años

Con lo cual no quiero ni imaginarme el curro que tendrían que hacer sus padres para conseguir los apoyos que Pablo necesitaba, y ahi está Pablo, estupendo y lozano.

Todo lo que venga bien a nuestros hijos….

Bienvenido sea, se llame proyecto Roma, Berlin o Sebastopol.

– Porque Pablo es una forma de hablar del Síndrome de Down

Me explico, Pablo es (nos guste o no) una buena forma de explicar a alguien al que le cuentas qué es el SD las posibilidades que tienen nuestros hijos, la plasticidad del cerebro, las oportunidades que tienen en la vida(como cualquier persona), etc…

La gente conoce a Pablo, se hacen una idea y tú ya aclaras que esto es como Einstein; Pablo solo hay uno, pero como cada uno de nosotros, que a menos que nos hayan clonado, somos únicos.

– Pablo está teniendo problemas que otros colectivos han tenido antes: la exclusión.

Él no trabaja porque tiene SD, pero echemos la vista atrás… ¿cuántos homosexuales no podían trabajar en los años 60 por ser gays?, o sin irnos a extremos, ¿cuántas personas, en los años 40 en España, no trabajaban por ser de izquierdas? Porque mi abuelo no pudo trabajar por este motivo.

A Pablo se le evita por su SD, y estoy segura de que está muy capacitado para dar clase, y que sus alumnos le adorarían

Yo no quiero una “pabla pineda”, yo quiero una Silvia Alonso, que pueda estudiar (donde sea, especial o integración), que pueda tener autonomía, que pueda trabajar…

Para mi, Pablo Pineda es un faro y una persona digna de admiración.

Lo que sí tengo claro es que lo que no podemos pretender nosotros como padres de Silvia es aspirar a que vaya al MIT o haga tres carreras. Pero no por sus capacidades (o falta de ellas), sino porque esto es una carrera de fondo, en la que las etapas son largas, y que no te puedes quemar desde el principio.

Hay que ir viendo paso a paso, y ya se verá si acabamos en la floristería o estudia terapia ocupacional como la estupenda Blanca.

Ya lo he dicho más de una vez… Pobre Pablo, la que te ha caido…

Anuncios

6 comentarios en “Ganarse la vida (con o sin síndrome de down)

  1. Esta vez, tengo que decir que yo tampoco estoy totalmente de acuerdo con Mercedes. Que como bien dices, nos guste o no, Pablo Pineda esta ahí y el trabajo que han tenido que realizar sus padres hace cuarenta años es de admirar. Que Pablo Pineda ha conseguido mucho y es digno de admiración por ello. Que es verdad, solo hay uno (o eso creemos). Que hay un montón de chavales que han conseguido mucho y que también son dignos de admiración.
    Yo tampoco puedo asegurar de lo que será capaz Imanol el día de mañana, pero si que pienso en lo que se puede conseguir, aunque es cierto, que nadie somos iguales y que por el mero hecho de que mi hijo tenga Sindrome de Down, tampoco tenga que dar por cerradas puertas.
    Que el mismo abrirá y cerrará esas puertas, pero nunca lo haré yo. El será capaz de lo que pueda y de lo que quiera pero tampoco veo bien que por que Pablo Pineda haya tenido un gran respaldo detrás, haya que hacerle de menos o pensar que le hace flaco favor a las personas con Sindrome de Down. Yo no lo veo así. Cada persona es como es y yo felicito a Pablo Pineda, porque se lo merece y porque él tampoco lo tiene fácil, si los propios padres le ponemos a caldo peregil. A Einstein nadie le pone a parir.
    Nadie tiene que pretender que sus hijos sean como otras personas o que intenten llegar a Ingenieros de la Nasa porque cada uno somos únicos e irrepetibles pero tampoco podemos negar lo evidente.

    • Así es. Yo tengo claro que hay cosas que he visto y que me pueden gustar más o menos, pero que también tenemos que defender a los de nuestro colectivo.

      Yo creo en opinar de manera critica pero siempre con ánimo de mejorar aquello que no funciona como debiera.

  2. Belén dijo:

    A mí no me pareció tan descabellado lo que decía.

    Con todos mis respetos al esfuerzo personal de Pablo Pineda (y no sólo al de su familia, Miguel López Melero, etc), creo que él siempre está rodeado de una gran campaña que lo pone todo muy bonito.

    A mí también me despiertan más admiración las personas con SD que a pesar de todas las dificulatades han encontrado un trabajo que les gusta y que pueden realizar correctamente. Yo, perosonalmente, no creo que Pablo Pineda pudiese trabajar como maestro (vocalización, necesidad de tomar decisiones rápidas…). Digo esto desde el respeto y la admiración, pero hay que ser realista.

    • Hola Belén,

      Yo no digo que sea descabellado, pero yo pienso que Pablo esta donde esta por muchos motivos, y todos son de admirar.

      Mi periplo con el Sd es muy corto (Silvia aún no ha cumplido dos años), pero si algo he aprendido, es que la capacidad de trabajo y esfuerzo que tienen es increíble. Y eso es algo que también admiró de Pablo.

      Un abrazo y gracias por visitarnos!

  3. La vida es bella dijo:

    El no darle ni siquiera la oprtunidad de ejercer su trabajo es indecente, si no vale, pues ya se veria, pero tendra que tener derecho a ejercer su profesion, aunque tristemente no creo que el vaya a tener esa oportunidad, gracias a prejuicios echados de antemano que nos rodean por todos los lados.
    Me gustaria saber en que basan la afirmacion que no es capaz de ejercer su trabajo.
    Estoy de acuerdo con Ana en que Pablo Pineda solo hay uno, como Silvia Alonso, como Sophia Ciechalski, mi hija sin SD..o mi hijo que tiene SD, Pero TODOS me parece, se han ganado el mismo respeto, no entiendo a que viene echar tierra a Pablo Pineda, porque gracias a el, y los esfurzos de sus padres, melero etc…una parte de el ha impulsado el mundo de la discapacidad, gracias a casos asi, hoy, si hoy en dia, esta (algo) mas aceptado que puedan ir a estudiar a colegios ” normales”…. son mas ” tolerados” ( porque no creo que todavia sean plenamtente aceptados) tambien el que no es mediatico y tiene un puesto de trabajo, y tambien para mi, el que es feliz y tiene a lo mejor una discapacidad psiquica severa y sigue sonriendo y disfrutando de cada mañana, para mi todos ellos se merecen no solo el mismo respeto sino el darles la oportunidad de ejercer sus derechos y ser ciudadanos de primera.
    Esta vez tampoco he estado de acuerdo con Mercedes.
    Belen, lo siento , y respetando tu opinion, tu comentario me parece lleno de topicos y prejuicios. No conozco personalmente a Pablo pero si amigos de la familia, y no solo es capaz de ejrcer de maestro sino que ya quisieramos mas de uno su simpatia y capacidad de ironia y humor para afrontar la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s