“Es lo mejor que te ha podido pasar”

Este es un comentario muy habitual que escuchamos los papás de personas con síndrome de down. 

Y sé que es un comentario para confortar a un familiar o amigo en una situación difícil, o para quitar hierro al asunto. 

Pero repatea, podéis imaginaros cuánto. 

En una ocasion (me pilló el día borde), respondí que lo mejor que había pasado era que había nacido mi hija. Pero que sería aún mejor si no tuviera SD.

Ya lo dijimos en un post: paciencia a toneladas!