Winter is coming…

Aunque aún seguimos de vacaciones(pese a que lo de Santiago se nos malograra y lo hayamos cambiado para octubre), el cuerpo se me ha estremecido cual escalofrío invernal por la siguiente noticia:

A la venta en Europa un test no invasivo para detectar el síndrome de Down

Como ya sabemos, los tiempos avanzan que es una barbaridad, y con la aparición de MaterniTY21 en Estados Unidos, era cuestión de meses que llegara a Europa… y con lo que esto conlleva, me da miedo decir lo siguiente: Silvia será de las últimas generaciones de personas con Síndrome de Down.

… Salvo… que de una p&%$& vez se de paso a una información CORRECTA, VERAZ Y ACTUALIZADA respecto al SD (y esto es aplicable a cualquier otra discapacidad). Es decir, que se le diga a la familia qué es el Síndrome de Down, se le hable de atención temprana, de inclusión o educación especial, de opciones de futuro, de trabajo, casas tuteladas (o no), etc etc etc

Un estado como el de Massachusets (demócrata) ha firmado recientemente una normativa para que el estamento médico de esta información veraz a los padres. Y que luego actúen como crean.

Todos tenemos derecho a nacer, pero sería de ilusos negar que el que quiere prescindir de su hijo no lo va a hacer.

Así que padres, madres, hermanos, familiares, asociaciones… hay que ponerse las pilas. El futuro de nuestros familiares está en juego.

PD: aquí la muchacha con su último descubrimiento: si tira de la cuerda, el globo se acerca!