Y me llaman la desastre…

Esto de viajar mas que el baúl de la piquer tiene los efectos colaterales que no son deseados. Uno de ellos es poder tener poco tiempo para escribir aquí.

Y es una pena, porque Silvia ha evolucionado diez pasos, ha pasado de ser una bebe a una niña, esta charloteando todo el rato, nos echa unas broncas que no veais…

Aunque lo mas importante (y una de las decisiones básicas) ha sido ir a las sesiones de fisioterapia de Maria.

Ya lo he dicho desde el inicio, Silvia tiene poca hipotonia, pero eso no quiere decir que no la tenga. Asi que tuvimos que tomar una decisión, y esta nos llevo hasta Maria.

El avance es espectacular. Se voltea de un lado a otro, apoya sus manos y extiende sus brazos, inicia el arrastre y creo que no muy tarde la veremos desplazarse por la casa…

Asi que estamos muy contentos, vislumbrando los avances de nuestra hija que son, como bien dice mama de 7, inesperados y en tromba.

En breve cederé el testigo al papa de Silvia… A ver que os cuenta!