… que el barco del arroz

A esto se une varias experiencias que hemos vivido y que nos hacen darle más de una vuelta a varios asuntos:

a. en las maternidades deberían de dar un curso de “inteligencia emocional para médicos más brutos que un arado”. Esta conclusión la saqué de una cena de mamis con nenes de excelso cromosoma extra y vi que nuestra experiencia no fue la única, que insensibles hay en hospitales públicos y privados.

b. Que tras ver el Maria Corredentora lo vamos a pasar francamente mal tomando la decisión del cole – cuando llegue –

c. Que si un niño con síndrome de down ni llora, ni habla ni balbucea, ni nada de nada… entonces, aquí la señorita tendrá el síndrome de up o de left, porque vaya genio que se gasta la criatura

d. El juego del cucu-tras se lo conoce ya a la perfección – véase de nuevo testimonio gráfico –

e. Y que esto de que te meta la vida en una aventura inesperada es eso, una aventura. Que yo cada dia estoy más tranquila. Y qué diantres, si total, nada es para tanto 😉

Anuncios

Más perdidos…

Llevamos más de un mes sin actualizar, y aunque no es de recibo dar excusas, si que es cierto que:

1.- La mamá ha estado 1 semana fuera por motivos laborales, en la otra punta del mundo (bueno, a 14 horas de avión)

2.- El papá fue a recoger a la mamá y decidieron que, como el mundo se va a la porra el 12 de diciembre de 2012, había que visitar Las Vegas y San Francisco, no vaya a ser que el apocalipsis empiece por Sin city y luego decida mover un poco las Russian Hills de la ciudad del Golden Gate.

3.- A ello se le une que, cuando papá y mamá volvieron a recoger a la criatura, se encontraron un osezno por gracia y obra de los abuelos maternos (vease foto adjunta)

4.- Mamá pensó que Phoenix le había sabido a poco, total, qué aburrida es la vida sin aeropuertos. Así que se marchó a Berlin.

5.- Papá y Silvia pensaron… ¿qué podemos hacer los dos solitos? Pues pillarse una gastroenteritis.

Y así hemos acabado, mamá en Berlin agobiada, papá y Silvia echando el resto y hasta hoy…

Por otro lado, Silvia ha pegado un avance bastante impresionante. Ya intenta agarrarse los pies (cosa que veremos de un día a otro), se da la vuelta ya solita hacia el lado derecho y la sentamos apoyadita con cojines y vaya si le gusta esta nueva forma de ver el mundo.

Más en el siguiente post…