Comenzamos atención temprana

Primera cosa que hemos descubierto: padres nerviosos – ante lo desconocido -, bebés que duermen mal, comen mal y montan el cirio en la primera sesión de AT.

Como nos han dicho, al principio lo que buscarán es que Silvia mantenga la simetría de su cuerpo, es decir, que no coja malas posturas y comience a conocer y manejar las extremidades que tiene. Así que tenemos que hacer en casa deberes para que la niña pueda mantener dicha simetría, aunque la tía de vez en cuando bien que la mantiene!

También – al principio – le ayudarán con el trabajo de mantener la cabeza erguida (aunque esto ya tiene un buen trecho andado), luego a rodar, a hacer la croqueta, etc etc etc

Ha sido divertido, aunque para la próxima, me tiro al suelo con María -nuestra especialista- a ver qué hace mi muñequita.

Luego, al Niño Jesús a conocer la unidad de Pediatría Social, y a que nos dijera su pediatra que la mejor forma de estimularla es “poco carro y mucho suelo”

Pues nada, mantita y a disfrutar del suelo de la casa!