La naturaleza

Cuando fuimos a la costa oeste de Canadá en 2009, una de las cosas que más nos impresionaron fue las toneladas de naturaleza qeu te ofrecía el paisaje, así, a lo bruto.

No habíamos visto bosques tan frondosos nunca, y eso que yo me he tirado 2 años y medio visitando Galicia y Asturias una vez al mes, verde no me ha faltado por ver.

Y han pasado por nevadas, incendios, catástrofes….  y ahí estaba el verde sin adulterar.

Siempre he pensado que la naturaleza es sabia, y que tiene su propio plan; por más que la castiguemos, por más que la machaquemos, ella siempre sabe por dónde salir.

¿Y a qué viene esto? Pues no deja de ser una reflexión que me hago desde que me confirmaron que mi niña tenía un polizón en su genética.

Un embarazo perfecto, pruebas perfectas, pliegue perfecto, tabique perfecto, corazón perfecto… perfecto según los cánones médicos, esos que – me consta algún caso – ofrecen una salida a aquellos seres que supuestamente no son “perfectos”

Y te viene la naturaleza y le da a la ciencia la bofetada sin manos. ¿Será porque tiene su propio plan?

Nota.- la foto la tomamos en Lake Louise, un paisaje que te deja sin palabras, a unos 700 kms de Vancouver, en las Rocky Mountains. Viaje que pienso repetir dentro de unos años con la elementa tragabiberones y quién sabe, si en el futuro, con algún element@ adicional 🙂

Las tres etiquetas sobre el Síndrome de Down que más de mala letxe me pone…

1. “Estos niños ya van a la universidad”

Que sepamos, de momento sólo conozco dos casos: Pablo Pineda(que de niño ya tiene poco) y Luigi Fantinelli, que ha hecho el Erasmus en Murcia (tendré que hablar con mis contactos para que me presenten a la docente que lo ha tenido de tutora :))

Espero que haya muchos más casos, pero me da igual que Silvia vaya a la universidad, a la FP o que se ponga a fabricar collares de cuentas. Lo que quiero es que sea feliz y autónoma

2. “Estos niños aprenden un oficio”

La verdad es que, pensándolo bien, podría hacerse fontanera, que ganaría un pico y nos sacaría a su padre y a mi de pobres!

3. “Estos niños son muy cariñosos”

Me remito al blog de Noelia (mesobrauncromosoma.blogspot.com) y a lo que esta mañana me han dicho: los hay cariñosos, los hay ariscos como el papel de lija, los hay fifty-fifty… tienen su personalidad y los influye su entorno cercano, como a cualquier hijo de vecino.

Visita a la Fundación

Esta mañana hemos estado en la Fundación Síndrome de Down de Madrid, y sólo tengo palabras de agradecimiento para todo el equipo, en especial para Valverde que nos lo ha puesto todo muy claro y nos ha disipado algunas dudas que teníamos acerca de Silvia, como cosas de hipotonías, vitalidades y demás.

Por lo que nos han contado, el tema de la hipotonía es algo común en estas personas, que no es sólo que no se estiren o tengan los músculos flácidos al principio, sino que con su evolución como bebé – y luego como niña – sus músculos estarán más “tiernecitos” para realizar según que cosas, como mantener la postura del cuello, sentarse, etc.

Por este motivo, la atención temprana es tan importante, para ir fortaleciendo los posibles puntos débiles de nuestra niña.

Eso no quiere decir que esta burrangana que tengo por hija puede que tenga músculos de admiantum (como lobezno), pero nos han bajado un poco de la nube y bien que se lo agradezco para después no nos venga el bajón.

Todo lo que nos ha contado es muy positivo, y el clima que hemos respirado allí es igualmente agradable: muchos jóvenes con síndrome de down trabajan en el edificio, y se les ve estupendamente, con normalidad, como nos decían “con su nómina, su horario, sus obligaciones y derechos”, es decir, como ciudadanos con plenas facultades, que es como queremos que sea Silvia.

Cuando nos íbamos, nos ha costado sacarla de allí :), ya que ha causado furor en las oficinas! Y es que es cierto, mi niña es muy guapa!